La URJC se retracta: Julián Muñoz no asistirá al curso de corrupción política

Debido al revuelo levantado al conocerse la noticia, la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid se ha echado atrás y ha emitido un comunicado en el que informa que “la dirección del curso no contará con la presencia” de Julián Muñoz.

El mismo comunicado aclara que Julián Muñoz no iba a ser ponente en este curso de verano, “por lo que éste nunca habría recibido compensación económica alguna”. El ex alcalde de Marbella iba a acudir al curso en calidad de invitado.

Sí acudirán Hormaechea y Ruiz Mateos

De acuerdo, Julián Muñoz, cuyo escándalo de corrupción inundó durante un tiempo las portadas de todos los medios españoles, no acudirá al curso. No obstante, sí siguen invitados a este curso de verano de Periodismo y corrupción política el ex presidente de Cantabria, Juan Hormaechea, y el empresario José María Ruiz Mateos.
La URJC ha querido limpiar su imagen retirándole la invitación a Julián Muñoz. Es de suponer que esta imagen no quedará manchada por la presencia de los otros dos personajes conocidos por sus asuntos turbios.

Por su parte, Ruiz Mateos ha enviado una nota diciendo que no podrá acudir porque está “dedicado a lo más importante que hay en este momento para un empresario, la creación de empleo”. Vamos, que se nos presenta como un santo y protector de nuestras vidas en estos momentos. Eso es caradura, sí señor, pero con estilo.

Todo esto no debería extrañar tanto. Para empezar, se trata de un curso sobre la relación entre el periodismo y la corrupción política, cuyo contenido puede mejorar mucho si cuenta con individuos que han participado en esa corrupción. Al menos, hablan desde sus propias vivencias.

Pero, además, por lo menos este escándalo ha salido a la luz pública. La corrupción y los movimientos raros en las universidades son el pan de cada día… Pero de la suciedad cotidiana del centro del saber no se habla, porque nada se sabe.

Además, en la Universidad se imparten asignaturas en las que se enseña a los futuros directivos a evadir impuestos y utilizar los trucos fiscales posibles, así como a maquillar mediante la comunicación realidades que las propias universidades condenan más tarde hipócritamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *