Susan Boyle queda segunda en la final de Britain’s Got Talent y es ingresada en una clínica psiquiátrica

La escocesa Susan Boyle no se hizo con el primer premio en la final del concurso musical Britain’s Got Talent, que fue a parar a los integrantes del grupo de baile Diversity. Estos realizaron una coreografía “absolutamente perfecta”, según Simon Cowell, el Risto Mejide británico.

Universalmente famosa

Susan Boyle alcanzó la fama minutos después de su primera actuación en el concurso musical. Su aspecto humilde indujo al público y al jurado a pensar que tenía poco que ofrecer a la industria musical. Pero ella dio la campanada. Su chorro de voz avergonzó a tanta gente que se exageró, y mucho, su calidad como cantante, para hacer de ella otro producto consumible por todo el mundo. Por supuesto, la novedad era su atractivo, y no es su voz, sino su procedencia y humildad los aspectos que hacen de ella un bien único.

Tras su éxito al interpretar I dreamed a dream, no dejaron de lloverle ofertas a la recién llegada al mundo de las estrellas. Esta señora escocesa, parada con 48 años y colaboradora voluntaria en la parroquia de su pueblo, recibió una oferta de trabajo de una productora de cine porno, Kick Ass Films, que le proponía perder la virginidad en una película suya. Susan Boyle había afirmado anteriormente no haber sido besada nunca.

El revuelo levantado hizo que los vídeos de su actuación fueran más vistos en YouTube que, incluso, la ceremonia de investidura de Barack Obama. Quizás por ello, el presidente estadounidense decidió invitarla a cantar para él. Ella no pudo, debido al estado de nervios que le provocó la oferta.

A pesar de todo, se puede decir que esta genuina escocesa ha sabido mantener el tipo. Pasó a la final de Britain’s Got Talent interpretando Memory, del musical Cats. Estaba claro que pasaría a la final… No podía dejarse en el camino a este producto tan rentable, al margen de que realmente mereciera o no pelear por el primer premio.

La final de Britain’s Got Talent fue ayer, 31 de mayo. Esta vez su interpretación de la canción del musical Les Miserables tuvo rivales de altura. Y entre ellos se encontraban sus nervios, provocados por toda esta vorágine, por la locura desatada tras su aparición brillante, lo sorprendente que resulta que alguien feo y mal vestido sepa cantar bien.

Hoy, una de las estrellas más efímeras de la industria musical se encuentra ingresada en una clínica psiquiátrica, a petición propia, por encontrarse “exhausta” y “emocionalmente agotada”.

No importa, hay muchos más cantantes con algún aspecto diferencial que en cualquier momento pueden servir para entretenernos a todos de cualquier manera y a cualquier costo.

Un comentario en “Susan Boyle queda segunda en la final de Britain’s Got Talent y es ingresada en una clínica psiquiátrica

  1. Pingback: pligg.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *