Al ex novio de Olivia Newton-John se le acaba la aventura

GossiPerú

Nada como la poesía cuando ésta se basa en la vida y en las historias reales. Y nada como las historias que reflejan fragmentos del cancionero popular. Una mezcla de José Luis Perales y Peret, eso ha sido la aventura -ya terminada- del ex novio de Olivia Newton John. Las noticias de famosos pueden dar mucho de sí…

A su barco lo llamó Libertad

Pues sí, el verano de 2005, Patrick McDermott, un guapo fotógrafo coreano de 48 años abandonaba a Olivia Newton-John escapándose en un barco llamado Libertad en la costa californiana. Lo último que se sabía de él es que pidió una bebida y un par de perritos calientes. Algo más prosaico que el beso y la flor de Nino Bravo, y sin tequieros, ni caricias ni un adiós. Él se marchó, dejando una vida que no podía más que darle problemas.

En el momento de su romántica partida, el golfo de McDermott dejaba a Olivia Newton-John tras una relación de 9 años. Además, en EEUU corría riesgo de sufrir alguna que otra privación de libertad por no mantener al hijo que tenía con su ex mujer. Por no hablar del mal momento por el que pasaba su relación con la protagonista de Grease… Su compañía de seguros tampoco iba a alegrarse de su partida: dejaba un seguro valorado en 150.000 dólares.

No se sabía si estaba muerto o simplemente desaparecido. McDermott, mientras tanto, trabajaba como oficial en un yate turístico en Sayulita, un pequeño pueblo pesquero mexicano. Así ha pasado casi cinco años hasta que el Daily Mail echaba por la borda todos sus planes no planificados, toda su vida que, como un buen poema, avanzaba al margen de toda preocupación civilizada, domesticada. No estaba muerto, no… Estaba de parranda.

Cuando Patrick desapareció en 2005, se unieron los gobiernos de Estados Unidos, México, Brasil y Panamá -¡e incluso la Interpol!- para encontrarlo. Hasta se creó una página web para que la gente colaborase. Y fue por esa página web como se descubrió su paradero: Patrick trabajaba, bajo su nombre verdadero –Pat Kim– en un yate turístico en Sayulita, México. Al menos, eso decían muchos testigos que lo conocían.

Por su parte, Pat Kim ha dejado claro que no quiere que lo busquen. Ha sido a través de su representante, que ha mostrado una grabación de voz de su cliente como prueba de que está vivo. Además, pidió clemencia a sus buscadores: “Detengan inmediatamente esta búsqueda. Déjenle vivir su vida en paz y armonía”, dijo a los medios de toda índole.

Mientras McDermott vivía su nueva y poética vida en un pueblecito de México, Olivia Newton-John no podía olvidarlo y visitaba la página web todos los días. Eso… hasta que se casó con el magnate John Easterling en Cuzco por el rito inca. Qué pensarán los incas de que un magnate y una actriz se casen por su exótico rito ya es asunto de otro artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *