Sorpresa en los Goya: Pedro Almodóvar se reconcilia con la Academia

¡Hola!

¡Hola!

Por un lado, se echaba de menos a Pedro Almodóvar. Ya se lo dijo Penélope Cruz antes de entrar al reportero de TVE. Por otra parte, nadie esperaba que fuera a aparecer. Desde 2005, Pedro Almodóvar no pisaba la gala de los Goya, y no iba a ser este año la excepción.

Y de repente… ¡zas! Rosa María Sardá y Andreu Buenafuente dieron paso a Almodóvar cuando tan sólo quedaba por entregar el goya de entre los Goya, el premio a la mejor película., que fue a parar a la genial Celda 211.

Una gran ovación

Nada de rencores: a Pedro Almodóvar se le recibió con una gran ovación. La alegría del público tan sólo puede compararse con su sorpresa al ver en el escenario al director de Los abrazos rotos, el padrino de Penélope Cruz en el cine. En su discurso explicó que si estaba allí había sido por la insistencia de Álex de la Iglesia, presidente de la Academia, que se lo había pedido hasta dos días antes de la ceremonia.

Pedro Almodóvar supo provocar la risa en los presentes cuando contó que Álex de la Iglesia le había asegurado que su película Los abrazos rotos no se iba a llevar el goya al mejor guión: “Pedro, no lo vas a ganar; se lo va a llevar Ágora“.

Además de los emotivos discursos, la sorprendente reconciliación de Pedro Almodóvar y la genial presentación de Andreu Buenafuente, hay que reconocerle algo a estos premios Goya 2010, y es que han demostrado que se puede hacer buen cine en España, y no tan sólo las típicas películas lentas y aburridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *